Una de las señales identificativas más simbólicas de Ibiza es su peculiar arquitectura. No nos referimos a la más reciente, muy visible en las principales ciudades, muy creciente en los últimos años debido al gran auge turístico de la isla, sino a la arquitectura más clásica ibicenca. Muchos turistas que visitan dicha arquitectura se dan cuenta de la gran conexión que establecen entre el visitante y la Ibiza más pura. Para entender la arquitectura ibicenca hay que comprender que en la isla han pasado muchas culturas diferentes que han dejado su propia huella cultural, ya sea a nivel arquitectónico o con costumbres. Una de las primeras muestras de arquitectura típica de Ibiza la encontramos en el poblado de Baláfia, cerca de Sant Llorenç, donde encontramos varias casas y torres de defensa con unas cruces blancas muy curiosas pintadas en la fachada de los edificios. Estas cruces formaban parte de un ritual que ayudaba a proteger los edificios de los asaltos enemigos. Las iglesias de la isla también son un testimonio del paso de las culturas por Ibiza. Muchas de ellas hoy en día constituyen el centro urbano de muchos pueblos, e incluso algunas de ellas eran utilizadas como refugio en caso de ataques piratas. Las iglesias más conocidas por esto último todavía conservan alguna prueba de los ataques sufridos, y los muestran a los turistas interesados. Por último, una de las señales de identidad más claras de Ibiza son sus casas blancas, que le dan el apodo de “Isla Blanca” a la grande de las Pitiusas. Visitar Ibiza para disfrutar de su arquitectura puede ser una experiencia única e irrepetible para todos los turistas, venir a vernos y descubrir vosotros mismos la esencia más pura de Ibiza.  
Please follow and like us: