Con la llegada del mes de septiembre las playas y las discotecas de Ibiza empiezan ya a vaciarse para dejar paso a una isla muy distinta durante el otoño. La Ibiza otoñal es una isla mucho más de turismo de interior, donde aprovechar los rincones más verdes y silvestres que encontramos en las zonas interiores, en los pequeños pueblos de payeses, donde podemos disfrutar de la cultura, las costumbres y la buena gastronomía de la Ibiza menos conocida. Hay muchos lugares y actividades para hacer para conocer esta Ibiza más rural. La Ruta de Es Plans, una de las rutas favoritas por los ciclistas, es una de las rutas más simbólicas de la isla, la cual atraviesa el pla de Corona y el pla de Sant Mateu, dos lugares totalmente distintos de lo que la gente suele imaginar cuando piensa en Ibiza. En esta ruta también podemos visitar la cercana cueva de Can Marça, o disfrutar de la tranquilidad de las costas de Sant Miquel. Otra de las opciones más agradables de visitar es el Parque Natural de Ses Salines, ya que la agradable temperatura que se asienta en las islas de Ibiza y Formentera durante el otoño es ideal para la visita. Otros lugares como Sa Caleta, Es Codolar y el Puig des Jondal son ideales para visitar durante el otoño cerca de la zona del parque natural. Sant Antoni, uno de los pueblos más conocidos de la isla, también se vuelve un lugar muy bonito para visitar durante el otoño, ya que podemos disfrutar de sus playas mucho más tranquilas, las puestas de sol, la cueva de Ses Fontanelles, la cueva de Peix, el yacimiento de ses Torres d’en Lluc, o la Cala Salada y Saladeta, dos de las mejores calas de la isla.
Please follow and like us: