Aunque es difícil coincidir con un día lluvioso en Ibiza, es posible que viajes a la isla y un día salga nublado. De todas formas, los turistas que han reservado un coche de alquiler, el mal tiempo no va a ser ningún impedimento para poder salir a explorar y disfrutar de Ibiza.

En el post de hoy, te proponemos un plan para que no desperdicies un día lluvioso en Ibiza. Pero no sólo va dirigido a los turistas, si resides en la isla y no sabes qué hacer en un día con unas condiciones meteorológicas poco favorables, también puede interesarte mucho este plan.

¡Al mal tiempo, buena cara! Es lo que se suele decir siempre, ¿verdad? Entonces, que el mal tiempo no te impida salir de casa, puedes pasear por Dalt Vila para descubrir los tesoros que esconde y recorrer el Barrio de la Marina, eso sí, con un paraguas en mano. Dar un paseo por uno de los barrios más bonitos e impresionantes de Ibiza es un buen plan,  y recuerda que el Barrio de Dalt Vila fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1999.

En cambio, si veis que el paraguas se lo lleva el viento y hace un poco de fresco en la calle, otra alternativa es realizar una ruta de bares y tiendas por esta misma zona, ¡seguro que te encuentras con verdaderas joyas!

Si quieres tener más opciones donde escoger, otro plan es hacer visitas por varios museos que hay en la isla. Como por ejemplo, el Centro de Interpretación Madina Yabisa, el Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera, el Museo de Arte Contemporáneo o el Museo de Puget.

A la hora de comer, el plan es saborear la gastronomía payesa, ¡seguro que te encantará! En la que puedes degustar el pan payés con alioli y olivas “trencades”, y otros platos más elaborados como el arroz de matanza o el “buillit de peix”, ideales para disfrutar un día lluvioso.

Hay días que están hechos para ir a darse un buen chapuzón en la playa, pero sin duda, lo días con lluvia son ideales para descubrir los pueblos del interior de Ibiza, ya sea con un coche de alquiler o dando un paseo en San Rafael, Gertrudis, San Lorenzo, San Carlos o San Juan, entre otros.

Perderse entre las calles hasta encontrar la plaza y la iglesia del pueblo o disfrutar de una tarde de aperitivos en bares de toda la vida, son planazos para un día de lluvia perfecto. Eso sí, no olvides en todo el viaje ¡la cámara de fotos! Porque los días más oscuros son los más bonitos de fotografiar, ya que la luz es ideal para sacar fotos increíbles.

Please follow and like us: