No todo lo que aparece en los mapas turísticos de Ibiza es lo único que hay por ver en la isla. Hay muchos lugares y muy interesantes que no los encontrarás en los mapas, pero que sin embargo merecen la pena visitar. Es el caso del Pont Vell de Santa Eulària. Normalmente en los folletos sobre el turismo de Ibiza se intenta dar más protagonismo al turismo de sol y playa y a su ambiente nocturno. Pero ahora, el gobierno de la isla está intentando fomentar el turismo cultural, para que los turistas puedan visitar los monumentos de Ibiza más importante y conocer la parte más histórica. Uno de estos lugares que forman parte de la historia de la isla es el Pont Vell de Santa Eulària, también conocido por el Pont des Molins. Muchos de los residentes de la isla creen que este puente fue construido por los romanos, pero la verdad es que se construyó en 1720, mas o menos. Era la entrada principal del pueblo, de Santa Eulària, durante más de 200 años, hasta que en 1918 se construyó otra entrada al pueblo, el Pont Nou. Entonces fue cuando el Pont Vell se asignó como entrada al pueblo para los peatones y el Pont Nou de acceso para los vehículos. Que es por donde podrás pasar con un coche de alquiler. Uno de sus mayores atractivos, del Pont Vell de Santa Eulària, es que por debajo de él pasa el río de Santa Eulària. Que también sirve para darse un chapuzón de los días de verano. Asimismo, volviendo a la historia, en otros post hemos contado de vez en cuando que los piratas hicieron mucho daño en la isla con sus ataques. Y el Pont Vell era uno de los puntos de ataque de los mismos. Eran tan constantes que la gente del pueblo lo llegó a llamar “puente del diablo”.
Please follow and like us: