El islote Es Vedrá, en Ibiza, es uno de los lugares más emblemáticos de la isla. Su pasado como refugio de piratas y corsarios y su conexión con el célebre Francisco Palau y Quer, un sacerdote que se exilió a Ibiza desde Cataluña, han hecho que este islote sea considerado por muchos lugareños como un lugar mágico y misterioso. Aunque originalmente formaba parte de la isla de Ibiza, hace miles de años el islote se desprendió de la isla principal y se situó a pocos kilómetros de la costa suroeste de Ibiza, lugar desde el cual, según los ibicencos, vigila y guarda la isla. Durante muchos años sirvió como lugar de refugio de muchos corsarios y piratas que navegaban por el Mediterráneo, sirviendo también como base para guardar su botín. Ya por esos años muchos marineros aseguraban haber visto extrañas luces moverse por debajo de sus embarcaciones y haber perdido muchas veces el rumbo en las aguas cercanas al islote debido a que las agujas de las brújulas empezaban a marcar hacia todas las direcciones. El misticismo alrededor del islote se vio acentuado cuando el sacerdote Francisco Palau y Quer se exilió a Ibiza y frecuentemente se retiraba al islote a meditar. Más tarde escribió en uno de sus libros que durante dichas meditaciones había tenido apariciones de seres celestiales y de damas de luz. En los últimos años han habido todo tipo de sucesos extraños alrededor del islote: embarcaciones cuyos controles electrónicos se vuelven locos al pasar cerca de la isla (atribuido a la fuerte presencia electromagnética del islote), avistamientos de luces y ruidos submarinos, etc. El caso más famoso que muchos lugareños recuerdan fue en el año 1979, concretamente durante el 11 de noviembre de ese año, a las 11:00 horas, en el cual un avión comercial se vió obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en Valencia al ser acosado y perseguido durante 8 minutos por unas luces rojas sin identificar, tanto por los pilotos y pasajeros del avión como por la torre de control más cercana. Todos estos avistamientos han llevado a mucha gente a creer que existe una especie de base submarina para ovnis en las profundidades de las aguas alrededor del islote Es Vedrá, en Ibiza, y que dichos ovnis se nutren de las energías del islote para recargar sus naves. Sea cual sea la verdad detrás de todos estos mitos, lo que es innegable es la atracción que genera el islote, no sólo para la gente que vive en Ibiza, sino por los miles de turistas que cada año visitan la isla, y aprovechan la ocasión para pasar por la Cala d’Hort y admirar de lejos el increíble islote de Es Vedrá.  
Please follow and like us: