Como hemos comentado otras veces, algunos de los monumentos de España mejor conservados se encuentran en la isla de Ibiza, cuyo símbolo más conocido es la ciudad amurallada de Dalt Vila, que tal como contamos en uno de nuestros posts más recientes, guarda una estrecha relación con la piratería en Ibiza, puesto que fue construida como la “fortaleza inconquistable”. Sin embargo no es el único monumento de Ibiza con relación a la piratería. Los propios pueblos cuentan con las ya mencionadas torres prediales, o las iglesias de las aldeas, que servían como atalaya a la vez que de refugio para los aldeanos contra los ataques piratas. A pesar de las grandes defensas de la isla, los ataques piratas siguieron incrementándose a lo largo de los años, algo que el rey no estaba dispuesto a tolerar. Tal como se hizo con la ciudad de Dalt Vila, que pasó de ser una estructura de vigilancia a ser una de defensa, las antiguas atalayas que cubrían todo el litoral de la isla fueron siendo sustituidas por torres costeras de defensa, con un diseño totalmente militar y que muchas veces contaba con armamento y personal, para de este modo no sólo detectar los navíos piratas, sino mandarlos al fondo del mar antes de que pudieran atracar en las costas ibicencas. De este modo se puede decir que en Ibiza existe una de las mayores concentraciones de monumentos en España, en lo que a lo militar se refiere. La primera torre defensiva de la isla fue la torre des Carregador, situada cerca de la Playa d’en Bossa, que era uno de los principales puntos de amarre para los barcos salineros de la isla, un objetivo muy codiciado por los piratas puesto que en esa época la sal era un bien muy valioso (no en vano se conocía a la sal ibicenca como oro blanco de Ibiza). A lo largo de los siguientes años fueron edificándose cada vez más torres costeras, e incluso se fueron reforzando con baluartes las iglesias de los principales pueblos de la isla, o los que eran más propensos a sufrir ataques piratas. En total se construyeron siete torres de defensa a lo largo del litoral ibicenco: la torre de Balansat, la de Portinatx (cerca del famoso faro), la d’en Valls, la des Savinar, la d’en Rovira, la de Ses Portes y la ya mencionada torre des Carregador, cerca de la playa d’en Bossa. La mayoría de ellas se conservan en buen estado y son visitadas anualmente por miles de turistas que buscan conocer más de cerca la historia de la isla.  
Please follow and like us: