Con la llegada del otoño en Ibiza se ha cambiado de color. Así como durante el verano era un lugar de aglomeraciones, fiesta, música y playa, ahora es un lugar más tranquilo, perfecto para relajarse, disfrutar del clima y evitar todo tipo de aglomeraciones veraniegas. Qué mejor época del año para visitar Ibiza que el otoño si estás buscando tranquilidad. ¿Te faltan motivos? Te dejamos unos pocos. Todo más barato La temporada alta en Ibiza cae en pleno verano, por lo que todos los precios durante el verano están mucho más alto que durante el resto del año. Si no quieres que tu viaje a la isla le pase demasiada factura a tu bolsillo, los meses de septiembre y octubre son los ideales para visitar Ibiza. Menos gente = más tranquilidad Durante el otoño las grandes multitudes desaparecen casi por completo de la isla. Esto significa mucha más tranquilidad para visitar cualquier rincón de la isla, así como buscar sitio para comer o salir a tomar unas copas. Incluso en las carreteras de la isla hay menos tráfico, por lo que visitar cualquiera de los pueblos de la costa es más cómodo y agradable. La Ibiza del interior se abre al público La zona del interior de Ibiza es un lugar mucho mejor para visitar durante el otoño, puesto que en verano suele estar más deshabitado, o las grandes colas y aglomeraciones suelen dificultar bastante el acceso. Además, las altas temperaturas del verano hacen que sea muy duro realizar rutas y caminatas por el centro de la isla, algo que en otoño se soluciona gracias a la bajada de temperaturas, generando un clima ideal para disfrutar de la naturaleza. Además, con la llegada del otoño empiezan a volver a aparecer los payeses ibicencos, que vuelven a salir de sus casas para disfrutar del clima de su isla, y os pueden contar secretos y lugares poco conocidos muy interesantes para visitar.  
Please follow and like us: