¿Sabías que la isla de Ibiza está rodeada por un total de 62 islotes? Ni uno más ni uno menos. 62 islotes de diferentes tamaños y con diferentes formas, algunos con fauna y flora autóctonas, con especies de lagartijas endémicas y con multitud de historias y leyendas que los acompañan.

Algunos de estos islotes son reservas naturales y está prohibido pisarlos. Los más destacados, los siguientes:

Es Vedrà y Es Vedranell. Sin duda son los más conocidos de la isla. Situados a 2km frente a Cala d´Hort, son la fascinación de visitantes y residentes. Existen múltiples leyendas que rodean a este gran islote que, en la actualidad, es propiedad de cerca de 30 familias de la isla. Está habitado por algunas cabras y, a mediados del siglo XIX, el misionero carmelita Francisco Palau residió en Es Vedrà durante algunos periodos de meditación.

Tagomago. Se trata de un islote montañoso con pequeñas calas situado frente a Santa Eulària des Riu. Cuenta con una extensión de 1.525 metros de longitud y 113 metros de anchura. Posee un faro de 1913, una gran casa y un pequeño puerto.

S’illa des Bosc. Se trata del islote más cercano de Ibiza a tierra firme. Tiene unos 66 metros de altura y su nombre proviene de un antiguo bosque de sabinas que ya no existe.

Ses Margalides. Se trata de un conjunto de islotes situados frente a Ses Balandres. Una zona especialmente recomendable para practicar buceo y ver especies como las “barracudas”.

S’illa de ses Rates: Este islote ubicado frente a la playa de Ses Figueretes acoge actualmente el lanzamiento de los fuegos artificiales de las fiestas locales de Ibiza. Una espectáculo muy alejado de su oscuro pasado, en el que el islote fue abrigo de barcos pirata que esperaban el momento para atacar la isla.