Uno de los secretos mejores guardados del Mediterráneo es la llamada cala Atlantis en Ibiza, una cala situada al suroeste de la isla de Ibiza desconocida por muchos, incluso por los lugareños. Sin embargo se trata de una cala única en Ibiza, puesto que al llegar a la cala parece que te hayas teletransportado a un lugar totalmente distinto. Gran parte de la geografía de la cala se ha visto afectada por el hombre, principalmente debido a la extracción de gran parte de las rocas para construir la ciudad amurallada de Dalt Vila. De hecho el verdadero nombre de la cala és Sa Pedrera de Cala d’Hort, debido a que en el pasado fue considerada una cantera muy próxima a la famosa Cala d’Hort. El efecto creado por la mano del hombre ha generado unas formaciones rocosas muy peculiares que le dan a la cala esa aura mágica que tiene. El nombre de Atlantis se lo dieron los turistas debido a esa sensación mágica y diferente del resto de la isla, al igual que se lo dieron a la Torre des Savinar (bautizada por los turistas como Torre del Pirata). La cala causó una fuerte impresión a los hippies que llegaron a la isla durante los años 60, cuando escogieron Ibiza como su principal lugar de descanso y culto, y estos plasmaron su paso por la cala en forma de dibujos en las rocas, en forma de peces, budas y otras figuras místicas. Todavía hoy en día la cala sigue siendo un punto de reunión para el movimiento hippie, principalmente en una de las cuevas de la cala en la que se encuentra una figura de un buda. Además la extracción de rocas creó unos recovecos por debajo del nivel del mar que se llenaron de agua con las corrientes y hoy en día han creado unas impresionantes piscinas naturales que mucha gente visita. Y para darle un ambiente todavía más mágico, estas piscinas tienen un agua con una temperatura muy templada y un color verdoso, debido a la poca profundidad de sus aguas y a la exposición continua al sol. Considerada una playa nudista por su influencia hippie, aunque recomendamos llevar algunas toallas y colchonetas a la cala, ya que las superficies rocosas de la cala hacen que tumbarse directamente sea algo incómodo. Además es importante tomar precauciones si tenemos pensado hacer snorkel en la cala, puesto que esta suele ser un foco importante de medusas en la zona. En general la cala Atlantis de Ibiza es un lugar mantenido en secreto por aquellos que la conocen, y aunque es un lugar al que visitar, también es verdad que se recomienda que los que la visiten estén habituados al ejercicio, puesto que tanto el acceso como la misma cala son lugares de difícil acceso, por lo que las agujetas al día siguiente están garantizadas.  
Please follow and like us: